La Trucha

trucha capturada y liberada en San Martín, Argentina

¿Hasta dónde puede llegar un ser humano para conseguir pescado fresco?

¿Puede un pez ser la causa de una violenta rebelión?

Por la mañana, el mercado de Zamora es un mar de gente. Son los criados de los nobles, que tienen el privilegio de comprar las mejores mercancías hasta las 9 hs, ya que a partir de ese momento el resto del pueblo puede ingresar y adquirir las sobras que han dejado los más privilegiados.

Suena la campana y los plebeyos se apretujan para hacer sus compras. Un humilde zapatero agradece su suerte al ver una suculenta trucha, la última que queda. Pero rápidamente aparece el criado de Don Gómez Álvarez de Vizcaya exigiendo de malas maneras aquel pez, aduciendo tener privilegios nobiliarios en la compra al ser su señor un noble.

Así comenzó “El motín de la trucha”. La disputa creció y todo el pueblo comenzó a ser partícipe. Finalmente, el zapatero obtuvo el pez, algunos dicen que a punta de cuchillo. Los nobles, enfurecidos, exigieron justicia ante tal agravio, pero el pueblo respondió encerrándolos en la iglesia de San Román y quemándolos vivos.

Y todo comenzó por un simple pez…

El camaleón de los peces

trucha capturada y liberada en San Martín, Argentina

Más allá de la leyenda del motín de la trucha, lo cierto es que resulta incuestionable que este pez es uno de los más deliciosos. No dudamos que, a lo largo de la historia, muchos incluso habrán luchado por saborear este ejemplar. Nosotros, sin embargo, preferimos otro tipo de lucha: la de un pescador y su caña contra el ímpetu y la bravura del animal.

La trucha pertenece a la familia de los salmónidos, una de las especies más valoradas de todos los tiempos para la pesca y la alimentación humana.

Son originarias de Norteamérica, norte de Asia y Europa, pero fueron introducidas en otras regiones como Australia y Nueva Zelanda, y en Sudamérica en Colombia, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Perú y, por supuesto, en varias zonas de Argentina como la llanura pampeana, Córdoba, Catamarca, San Luis, y en la Patagonia en las provincias de Neuquén (donde se han encontrado ejemplares increíblemente grandes), Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y, eventualmente, en todos los continentes.

Como ha sucedido en otras ocasiones, la introducción de esta especie en otro ecosistema, motivada por el interés deportivo y comercial, ha causado ciertos desequilibrios, ya que si bien la dieta de la trucha consiste principalmente en invertebrados, insectos y crustáceos, los ejemplares más grandes se alimentan de otros peces.

trucha capturada y liberada en San Martín, Argentina
trucha capturada y liberada en San Martín, Argentina
trucha capturada y liberada en San Martín, Argentina

La disminución de especies autóctonas generó, por ejemplo, una proliferación de algas varias veces mayor que lo normal debido a la merma de invertebrados que se alimentaban de la vegetación.

La inserción exitosa de este pez en la Patagonia se debe a que prefiere agua dulce y fría que no supere los 25 °C, por lo que el sur de Argentina es un entorno ideal para la proliferación de la especie. Sin embargo, algunas pocas truchas, al igual que los salmones, pasan su vida en el mar y desovan en el río de su nacimiento.

trucha capturada y liberada en San Martín, Argentina

A pesar de que hay varias especies, comparten algunos puntos en común: poseen un cuerpo comprimido y alargado de vientre blanquecino, son muy ágiles y poseen manchas en las aletas y el cuerpo. 

Es interesante destacar que la coloración externa puede variar por causa de factores como la estación del año, la luz, la edad y, curiosamente, el estado de ánimo. Si una trucha se siente amenazada puede cambiar su color de forma abrupta. Por ello se la denomina como “el camaleón de los peces”.

¿Por qué la trucha era tan codiciada?

Haciendo una retrospectiva histórica, se observa que la trucha ha sido uno de los peces más consumidos en España y también en muchos otros lugares mediterráneos. Y, desde hace mucho tiempo atrás también, ha suscitado un enorme interés deportivo.

Era el pez más buscado por los habitantes del interior del país debido a la proliferación de la especie en los ríos, lo que garantizaba una carne fresca y deliciosa, a diferencia de los ejemplares que eran traídos del mar.

Muchos recetarios de la época incluían secciones enteras acerca de cómo cocinar truchas. 

Su popularidad culinaria se debe a sus generosas propiedades alimenticias. Posee un alto valor nutritivo al tener selenio, fósforo, potasio, magnesio y vitaminas, lo cual ciertamente era muy valioso en tiempos más primitivos.

También es recomendada para personas con diabetes, reduce el colesterol y posee ácidos grasos omega-3. Por su bajo contenido calórico, se ingiere mucho en dietas para bajar de peso.

trucha capturada y liberada en San Martín, Argentina
trucha capturada y liberada en San Martín, Argentina

Por otra parte, el interés que ha generado entre los entusiastas de la pesca se debe con toda seguridad a que es un luchador tenaz, astuto, impredecible, feroz, rápido e inteligente, por lo que su captura muchas veces representa toda una epopeya.

Otro factor que probablemente ha contribuido a su reputación es que, en general, esta especie puede ser pescada en todas las temporadas, ya que como dijimos, habita aguas frías. Por esta razón, resulta relativamente predecible encontrarla en cualquier momento del año si sabemos dónde buscarla.

También resulta especialmente interesante el hecho de que la trucha puede ser pescada en el hielo. En invierno suben desde las profundidades hacia las aguas más superficiales y viajan en grupo, por lo que las chances de pescar un buen ejemplar son muy altas.

trucha capturada y liberada en San Martín, Argentina

Tips para la pesca de trucha

No son pocos los que afirman que los orígenes de la pesca con mosca se deben a la búsqueda de un método para pescar truchas que, con el paso del tiempo, se fue propagando hasta convertirse en una modalidad de pesca para varios tipos de peces.

En general las truchas están activas todo el día, pero el mejor momento es desde el amanecer hasta la media mañana, y por la tarde hasta la puesta del sol.

Los mejores señuelos, obviamente, son aquellos que imitan su dieta, que consiste en peces pequeños, gusanos, grillos y otros invertebrados similares. También aumenta las posibilidades de éxito si son muy coloridos.

Un anzuelo delgado de tamaño entre 8 y 12 es lo más recomendado para una óptima captura. Se recomienda también una caña cuya longitud ronde los 2 o 3 metros y medio.

Es fundamental permanecer a una buena distancia, ya que cualquier mínima sospecha de amenaza por parte del pez puede espantarlo. No hay que olvidar que la trucha es muy sagaz.

trucha capturada y liberada en San Martín, Argentina
trucha capturada y liberada en San Martín, Argentina
trucha capturada y liberada en San Martín, Argentina

En las zonas profundas de los arroyos es muy factible que encontremos truchas de mayor tamaño, como la trucha marrón. Sin embargo, también es muy común encontrar truchas, aunque de menor tamaño, en los rápidos.

Asimismo, en los rápidos podemos toparnos con truchas grandes en los horarios de alimentación, que son los que mencionamos al comienzo de este apartado. Además, esta especie tiende a reproducirse directamente encima o debajo de estas zonas de aguas poco profundas y más turbulentas.

Al mediodía, o sea, fuera del horario de alimentación, las truchas más grandes tienden a descansar en piscinas naturales, de aguas profundas y movimientos lentos. Podemos reconocer estas áreas porque se ven más oscuras que otros lugares del arroyo.

Descubre nuestra tienda haciendo clic aquí

Seguinos

Deja un comentario

0